Cómo organizar un viaje a Marrakech con niños

9:30

marrakech a golpe de objetivo

¿Quién dijo que las segundas partes nunca fueron buenas? La primera vez que viajé a Marrakech fue en 2011, con dos amigas, bastante poco documentada y con tan sólo dos días para descubrir la ciudad.  Me resultó una ciudad un tanto sobrevalorada y agobiante. Mi recuerdo es el de los comerciantes tratando de camelarnos a cada paso para tratar de vendernos algo, el de los taxistas intentando tomarnos el pelo... En fin, que me quedaron más bien pocas ganas de volver. Y aunque lo de los taxis todavía es cierto y probablemente si regresase sola la experiencia habría sido muy distinta, en éste último viaje he descubierto un Marrakech totalmente diferente: una ciudad llena de contrastes, rica en cultura, hospitalaria, muy respetuosa con las familias y extremadamente cariñosa con los niños. Así que ¡un hurra por las segundas oportunidades!

En esta ocasión, tal y como cuando fuimos a Moldavia, viajamos en grupo, con la diferencia de que Alejandro no fue el único peque de la pandilla, las hijas de nuestros amigos Carolina y José, de 4 y 9 años, se unieron a la aventura, así como nuestras amigas Lena y Sasha. Os cuento esto porque éramos un grupo de nueve personas muy heterogéneo y logramos organizar un plan ideal para todos. Por lo que los consejos que voy a compartir en esta entrada son válidos para viajar a Marrakech tanto con como sin niños.

¡Allá vamos!

Reserva de vuelos


Lo bueno que tiene Marruecos es que es un destino exótico, muy asequible y está a la vuelta de la esquina. Una simple búsqueda en Skyscanner os ayudará a haceros una idea de las opciones de vuelos disponibles desde vuestra ciudad de origen. En nuestro caso, volamos con Swiss de Ginebra a Marrakech sin escalas, en apenas tres horitas nos despedimos del invierno Suizo y aterrizamos en tierras africanas.

Llegada al aeropuerto de Menara

Desde que pusimos un pie en Marrakech nos dimos cuenta de una de las grandes ventajas de viajar con niños a este destino y es que prácticamente ¡no tuvimos que hacer colas para nada! Tanto en la aduana, como posteriormente en los museos —y por supuesto en el embarque del avión—tuvimos acceso preferente y en apenas 30 minutos salimos del bonito y moderno aeropuerto de Menara, cuya nueva terminal fue inaugurada en 2016.

Cómo moverse por Marrakech

El transporte público en Marrakech es prácticamente inexistente, los autobuses son viejos y hacinados de pasajeros, por lo que el medio de transporte más común —incluso para los locales—es el taxi. No obstante, como turista será muy difícil que encuentres un taxista que esté dispuesto a poner en marcha en taxímetro o simplemente que te cobre lo mismo que a un local... Esto es algo que ya en mi primer viaje me resultó muy frustrante y por lo que no quería volver a pasar, especialmente viajando en grupo y con niños.

Según leí en diferentes guías, como pasajero se supone que debes de saber lo que tienes que pagar, de lo contrario y en el momento en el que preguntes - ¿cuánto es? - te van a cobrar el doble de lo que deberían... Vamos, que como turista es casi imposible que no te tomen el pelo.

En nuestro caso lo que hicimos fue contratar los transfers directamente con el alojamiento y a nuestra llegada teníamos a un chófer esperándonos por el módico precio de 25 euros por trayecto para un traslado de nueve personas. Para algunos de los trayectos que hicimos en la ciudad también decidimos contratar los mismos servicios.

Si vuestro alojamiento no os ofrece servicio de traslados, podéis contratarlos través de la web de Civitatis.

U optar por recorrer Marrakesh en uno de estos 😆 El pitu no se hubiese bajado nunca de ahí.

beldi country club marrakech a golpe de objetivo

Dónde alojarse en Marrakech 

Esto es una decisión totalmente personal pero mi consejo es que si buscáis una experiencia 100% auténtica, os alojéis en uno de los más de 1.000 riads que hay en la medina; traspasar las puertas de una de estas casas típicas marroquíes es como entrar en el mundo de las Mil y Una Noches. Con sus bonitas albercas, sus patios interiores, su ambiente místico y su interiorismo tan característico y acogedor, los riads son verdaderos oasis, pequeñas joyas escondidas tras los muros de las bulliciosas y estrechas calles de la medina.

Nosotros alquilamos a través de Airbnb un riad precioso con cinco dormitorios. La guinda del pastel es que incluía servicio de cocina y limpieza, por lo que no tuvimos que preocuparnos de hacer compra ni de cocinar. Todo un lujo, sobre todo cuando viajas con niños. Os dejo aquí en enlace del riad Maison Dana.

riad marrakech a golpe de objetivo


Por otra parte, nos resultó particularmente práctico alojarnos en la medina, lo cual nos permitió ir a muchos sitios a pie y poder "empaparnos" de vida de Marrakech.

Si preferís manteneros alejados del bullicio de la medina, fuera de la zona amurallada hay una oferta hotelera bastante amplia y a escasos kilómetros del centro, entre la ciudad y el aeropuerto, hay muchos hoteles tipo resort con piscinas, jardines, spa, etc. Nosotros pasamos un día en la piscina del hotel Beldi Country Club y lo recomendaría sin duda para una estancia de este tipo.

Actividades, qué ver y hacer con niños

Dicen que cuatro días dan más que de sobra para recorrer Marrakech y hubo gente que incluso nos aconsejó dedicar un día para hacer alguna excursión fuera de la ciudad y visitar las montañas del Atlas, las cataratas de Ouzoud o el desierto de Agafay; pero os digo que nos faltaron días para ver todo lo que teníamos en la lista. Desde que viajamos en familia y practicamos esto del slow travel hemos aprendido a saborear cada destino que visitamos con calma, a disfrutar de las sobremesas, de las pausas en los parques y de las interrupciones improvisadas. Así que no echamos para nada en falta aventurarnos más allá de Marrakech.

Aquí os dejo una lista de actividades y sitios de interés aptos para ir con niños y que nosotros disfrutamos muchísimo. En la próxima entrada del blog, os detallaré más el itinerario que hicimos:
  • Visita guiada por la medina: tras los 19 km. de murallas rojizas que rodean la medina, se ocultan los tesoros más importantes de la ciudad tales como la playa Fna el Jeema, la mezquita de Koutubia, las tumbas Saadies, la madrasa, el barrio andaluz y el barrio judío o el Palacio Bahia. Dignos de ser visitados con un guía oficial. 
marrakech a golpe de objetivo

  • Pausa en el hotel La Mamounia: el hotel más célebre de la ciudad, y uno de los más lujosos, cuenta con 8 hectáreas de jardines donde los niños pueden correr a sus anchas mientras los papás disfrutamos de un cocktail en la terraza del hotel.
hotel la mamounia marrakech a golpe de objetivo

  • Jardines de Majorelle: propiedad del pintor francés Jacques Majorelle y, posteriormente, del diseñador Yves St Laurent, estos jardines —donde el verde de las plantas exóticas contrasta con el famoso azul Majorelle— son uno de los imprescindibles de la ciudad. 
jardin majorelle marrakech a golpe de objetivo

jardin majorelle marrakech a golpe de objetivo

  • Museo de Yves St Laurent: a escasos metros de los jardines de Majorelle, abrió sus puertas en  2017 un museo dedicado al famoso diseñador de moda. Una retrospectiva a su fascinante carrera con una exposición de 50 de las piezas más representativas de su colección. 
  • Gastronomía marroquí: cuscús por aquí, tajín por allá y volvemos a repetir. A los niños les encantó la gastronomía local, lo cual es de agradecer para evitar cargando con sandwiches de jamón y queso todos los días. Teníamos una larga lista de restaurantes que queríamos probar y no nos defraudó ninguno de los que probamos. Le Jardin, Nomad, Café des Épices, Yacout, La Sultana, Al Fassia, la Maison Arabe, le Café de la Poste, La Famile, Riad el Fenn y Comptoir Darna estaban entre todas las recomendaciones que recibimos. En los puestos callejeros o restaurantes más humildes no nos aventuramos a comer por consejo de nuestro guía y también por precaución. Cuando viajamos a Fez hace unos años tuvimos una malísima experiencia y no quisimos arriesgarnos a volver a pasar por ahí. 
marrakech a golpe de objetivo

  • Un día de piscina en Beldi Country Club: dar con este precioso resort, de estilo rural, íntimo, bonito donde los haya, con piscina exterior climatizada y a tan sólo 15 minutos del centro de la ciudad fue toda una sorpresa en mayúsculas. 
beldi country club marrakech a golpe de objetivo

beldi country club marrakech a golpe de objetivo

Divisa y cambio de moneda

La moneda local es el dirham marroquí (1 euro = 10 dirham). En la gran mayoría de restaurantes aceptan tarjetas de crédito, pero no deis por hecho que en cualquier sitio vais a poder pagar con tarjeta, sobre todo en la medina. Por lo que es aconsejable llevar algo de moneda local encima.

Lo mejor es cambiar una pequeña cantidad a la llegada, en el aeropuerto, para ir tirando y cambiar el resto de efectivo en los numerosos locales de cambio que hay en la medina, cuya tasa de cambio suele ser más interesante.

Mejor época para viajar a Marrakech

Las temperaturas en Marrakech son agradables durante todo el año, no obstante si hay una época que conviene evitar es el verano, cuando los termómetros pueden alcanzar los 40 grados, a no ser que tu plan sea irte a un hotel con piscina y quedarte a remojo todas las vacaciones.

Nosotros viajamos a finales de febrero y disfrutamos de un tiempo típicamente primaveral con temperaturas que rondaban los 25 grados durante el día y los 10 por la noche. Perfecto para desprendernos de la ropa de invierno y aprovechar al máximo de los planes al aire libre.


Pues aquí terminan mis consejitos para organizar un viajazo a Marrakech con o sin niños Quién nos iba a decir que lo íbamos a disfrutar tanto que se nos han quedado unas ganas tremendas de volver. En cuanto pueda compartiré el vídeo de nuestras aventuras con información más detallada de nuestro itinerario.

¡Hasta pronto!


You Might Also Like

0 comentarios

No seas remolón/a y déjame tu comentario ;)